miércoles, febrero 21

Una actualización sobre una movilización que no se debilita.

En Carbonne (Alto Garona): “Nos quedaremos allí un mes si es necesario”

Hace 16°C y empiezan a formarse atascos en la A64 que conduce a Tarbes (Altos Pirineos), pero la movilización no decae bajo el puente del enlace 27. Hace siete días que un centenar de tractores bloquean el tráfico y eso, En un cuartel bien establecido, entre 50 y 100 agricultores se informaban entre sí día y noche.

“Nos quedaremos allí un mes si es necesario”, dice Joël, 37 años, que desea permanecer en el anonimato. Él está en el origen, con una decena de operadores en esta región de Volvestre, de la primera barrera de autopista de Francia. “Estaba dispuesto a devolver la tarjeta FNSEA porque estábamos muy disgustados de ser manipulados por las directrices nacionales. Aquí somos libres, realmente podemos hacer nuestras demandas. Estamos muy orgullosos de que todo el país abrace el movimiento. » En este país de llanura, al pie de los Pirineos, son principalmente explotaciones ganaderas y campos de cereales o maíz los que ocupan el territorio. Los criadores se sintieron afectados por la llamada enfermedad del mosquito (MHE), un virus que debilita a las vacas y puede matarlas. «la gota que colmó el vaso», Según Joel.

Aumento del precio del gasóleo de uso no vial (GNR), impuestos sobre el riego, multiplicación de normas y controles, son sus argumentos que se recogen en la mayoría de las manifestaciones actuales. Para este criador que cuenta con una manada de unas cuarenta rubias de Aquitania, “Hay que cambiar todo el modelo agrícola actual, estamos totalmente en el camino equivocado”. “Estoy obligado a vender todos mis pastores (pantorrillas) a Italia y a todos mis socios cereales en España, el explica. Al mismo tiempo, Francia importa miles de terneros o vacas de Argentina o Nueva Zelanda, alimentados a la fuerza con hormonas y OGM. (Organismo genéticamente modificado) ! Ya no podemos trabajar así. »

A principios de semana, la presidenta socialista de la región de Occitania, Carole Delga, salió al encuentro de los manifestantes. “Un diálogo interesante y un primer paso. Ahora esperando (Gabriel) Attal »dice Joel.

Philippe Gagnebet (Toulouse, corresponsal)