lunes, febrero 26

Ucrania quiere insistir en una «provocación maliciosa» rusa en la central nuclear de Zaporiya

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, aseguró que las fuerzas rusas preparan un «provocación peligrosa» en la central nuclear de Zaporiyia, ahora después de que las Fuerzas Armadas de Ucrania denunciaran la supuesta colocación de explosivos en las instalaciones para simular un bombardeo.

Zelenski transmitió sus sospechas a su homólogo francés, Emmanuel Macron, en una conversación telefónica en la que aseguró que Kiev trabajaba para «mantener la situación bajo control al máximo», en colaboración con el Organismo Internacional de la Energía Atómica. Las fuerzas rusas controlan la planta de Zaporiyia, considerada la mayor de Europa, desde marzo de 2022.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania anunció en Telegram la preparación «en un futuro próximo» de una «provocación» rusa en las mediaciones de la centralcon el fin de identificar sus sospechas sobre la supuesta colocación de «objetos extraños similares a artefactos explosivos» en el tejado de unos reactores, para simular que se está perpetrando un bombardeo.

Sin embargo, se han presentado acusaciones similares por parte rusa, por boca de un alto directivo de la empresa Rosenergoatom, Renat Karchaa, quien aludió a un posible Ataca al ucraniano el jueves contra el central con armas de alta precisión y drones. “Está tomando medidas de protección”, adjuntó en una entrevista televisada recibida de la agencia Interfax y en la que no ofreció detalles al respecto.

Zelenski también habló con Macron sobre la «situación en Rusia y en el campo de batalla», después de explicar el enviado ucraniano en Twitter. «Compartimos nuestras Expectativas para la cumbre de la OTAN en Vilnius y hablamos de futuras garantías de seguridad para Ucrania”, agregó.

Sin red electrica durante unas horas

La central nuclear de Zaporiyia, ubicada en el sur de Ucrania y considerada la mayor de Europa, quedó abandonada durante unas horas sin la línea principal que lo conecta a la red eléctrica, lo que los obligó a depender de una ruta de apoyo que fue reconectada solo tres días después de cuatro meses de corte por ataques en la zona.

La empresa ucraniana Energoatom informó que la planta perdió su línea principal de alta tensión, de 750 kilovoltios, a las 1.21 horas (hora local) de este martes, lo que obligó a las instalaciones según una pelirroja de apoyo de 330 kilovoltios. Si hubiera quedado completamente desconectada -algo que ha ocurrido en multitud de ocasiones desde el inicio de la invasión rusa-, la planta cuenta con generadores independientes como último garante de la seguridad.

El director designado por Rusia al tren central, Yuri Chernichuk, dijo en un comunicado que la línea principal recuperó el suministro a las 14.00 horas y que «la planta funciona como una costumbre», según un comunicado reconocido por la agencia de noticias TASS. Moscú se declaró culpable ante las autoridades ucranianas de este tribunal, sin entrar en más detalles.

El director general de la OIEA, Rafael Grossi, ha detacado que «Esta vez» la central ha evitado quedarse por completo sin suministro externo, pero anunció que el nuevo juzgado «demuestra la precaria situación de seguridad». La ONU ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por un posible incidente y ha reclamado la creación de una zona de seguridad.