Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar tu experiencia, así como para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros, como Google Adsense, Google Analytics y Youtube. Al utilizar el sitio web, aceptas el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haz clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Nicolás Petro, el hijo mayor que pone aprietos al presidente de Colombia y el rol de su ex esposa

Cuando el presidente Gustavo Petro aseguró en una entrevista periodística que no había estado siempre al lado de su hijo mayor, Nicolás Petro, pocos en Colombia imaginaron que el episodio tendría algún vinculo con un expediente que toca a la clase política de la Costa Atlántica del país, sacude estamentos judiciales rozando a ex narcotraficantes y cuestionados contratistas y, de paso, le pone un manto de duda a la Casa de Nariño.

El enredado es el primogénito del Jefe de Estado.

Nicolás Petro Burgos se apoyó en el apellido paterno para entrar en la política pero una investigación en su contra por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito lo convirtió en el primer hijo de un mandatario colombiano en ir a la cárcel.

De 37 años de edad y diputado de la Asamblea del Departamento del Atlántico, fue detenido el último sábado por la Fiscalía, que también arrestó a su ex esposa Daysuris Vásquez, quien a comienzos de año lo acusó de recibir de un narcotraficante unos 153.000 dólares para la campaña del hoy presidente y de quedarse con ese monto.

Según audios y mensajes de whatsapp que Vásquez le entregó a la Fiscalía, un viejo conocido de los estrados judiciales colombianos y de Estados Unidos le habría entregado el dinero al primogénito de Petro. El destino final de ese dinero, de acuerdo con las pesquisas, eran las arcas de la campaña del hoy mandatario.


Nicolas Petro, hijo del presidente de Colombia, y su exesposa Daysuris Vasquez.

«El «Hombre Marlboro»

Sin embargo, las pruebas recaudadas hasta el momento no demuestran que esa plata terminara en la campaña sino en los bolsillos de Nicolas.

La persona que habría entregado esos dolares es Samuel Santander Lopesierra, conocido como el ‘Hombre Marlboro’, un personaje que aspira a ser alcalde de Maicao (La Guajira) y cuya candidatura está en revisión del Consejo Nacional Electoral (CNE). Lopesierra estuvo preso en Estados Unidos por narcotráfico y, tras purgar su condena, regresó a Colombia hace un par de años.

El presidente colombiano no ha hablado de “lawfare” ni de guerra sucia para defenderse del caso. Ya cuando se conoció el tema, mucho antes de la detención de su hijo, dijo que la fiscalía debía encargarse del asunto.

Gustavo Petro y su hijo mayor Nicolás. Foto AFP
Gustavo Petro y su hijo mayor Nicolás. Foto AFP

Al conocer el arresto, Petro dijo a través de Twitter que le dolía «tanta autodestrucción» y que ojalá Nicolás «pueda reflexionar sobre sus propios errores».

El primogénito nació en 1986 en Ciénaga de Oro -pueblo del departamento caribeño de Córdoba de donde también es oriundo el hoy presidente- de su unión con Katia Burgos, una joven con la que el ahora mandatario compartió militancia en el grupo guerrillero Movimiento 19 de Abril (M-19).

Alejado

Por esa circunstancia, Petro Burgos en su niñez estuvo alejado de su padre y fue criado por la familia materna, un dato que el presidente utilizó en marzo pasado en una entrevista con la revista Cambio para desmarcarse de su hijo mayor cuando surgió la denuncia en su contra.

«Él se crió en Córdoba, estudió allá e hizo su universidad allá, derecho; realmente nunca tuvimos la oportunidad de convivir, no lo crié, esa es la realidad», dijo el presidente Petro a Cambio. En su libro «Una vida, muchas vidas» (Planeta), Petro, padre de seis hijos de tres uniones, cuenta que conoció a Nicolás cuando todavía era un bebé y él estaba preso en la cárcel La Picota, de Bogotá.

«Fue muy extraño conocer a mi primer hijo en la cárcel, sabiendo que no lo volvería a ver en mucho tiempo», relata Petro y añade que estuvo un año con él y con Katia Burgos «en Bucaramanga, en la clandestinidad», pero por razones de seguridad se separó de ellos.

Según Petro, en la década del 90, cuando el M-19 se desmovilizó y él ya tenía una trayectoria política, Nicolás, siendo un muchacho, «empieza a acercarse más a mí» y le nota «inquietudes políticas, desde el punto de vista electoral, que ninguno de mis hijos ha tenido».

Después de las elecciones presidenciales de 2018, en las cuales Gustavo Petro fue derrotado por Iván Duque, Nicolás Petro decidió disputar la gobernación del Atlántico aprovechando la fuerza política de su padre en Barranquilla, capital de ese departamento, donde obtuvo entonces la mayor votación.

De esta forma, en las elecciones regionales de 2019 se presentó como candidato de una coalición encabezada por la Colombia Humana, el movimiento fundado por el hoy presidente colombiano, pero perdió por más de 500.000 votos con Elsa Noguera, cercana a la familia Char que desde hace años manda en la política de Barranquilla y el Atlántico.

Sin embargo, por haber quedado en segundo lugar, el Estatuto de la Oposición le garantizó un escaño en la Asamblea del Atlántico, para el período 2020-2023.

Fuente: EFE, AFP y Clarín

PB

Mirá también

By Noel Gómez

You May Also Like