lunes, junio 24

Las Sierras, hermanas en la ciudad, divas en el escenario

Nadine y Melanie Sierra, hermanas nacidas ambas en Florida, han estado saliendo principalmente en Europa en los últimos meses. Agendas ocupadas, giras importantes, los cantantes se ponen al día sobre la marcha, entre dos aviones, en Frankfurt o Londres. «Siempre es sigiloso y admito que he estado tan ocupado últimamente que no he publicado mucho en el grupo familiar de WhatsApp». el mayor se disculpa delante del menor. Esta mañana de diciembre, aquí están juntos, reunidos durante setenta y dos horas en París, esta querida capital de la que publican fotos mágicas en Instagram. Emilia en París. Relajados e instalados en la sala Balanchine, un amplio espacio de ensayo en las plantas de la Ópera de la Bastilla, es la primera vez que conceden una entrevista cruzada.

Quizás porque, aunque ambos son destacados cantantes, los Sierra se desenvuelven en dos ámbitos tan cercanos como lejanos: la ópera y la comedia musical. En las producciones en las que participa Nadine en el Metropolitan Opera de Nueva York, en La Scala de Milán o en el Konzerthaus de Viena, muchos ignoran que tiene una hermana que se formó en Broadway, y viceversa.

A principios de 2024, ambos estarán expuestos en Francia. Cuando Melanie Sierra, de 29 años, interpreta a María en West Side Story, Nadine Sierra, de 35 años, promete hacer vibrar la Ópera de París. A partir del 21 de enero asumirá el papel de una Violetta muy pop en La Traviata, Transpuesta a la era de las redes sociales por el director Simon Stone.

De Michael Jackson al fado

Nacidos en Fort Lauderdale, de padre estadounidense de ascendencia italiana y puertorriqueña y madre portuguesa, los Sierra crecieron en una postal. “Florida típica, ellos llamaron: una casa tipo rancho con piscina, palmeras, flamencos rosados ​​en Navidad. » En la casa donde también creció su hija mayor, Stephanie, que se convertiría en modelo, a la familia le gustaba ver musicales de MGM y ponía los álbumes de Michael Jackson, Whitney Houston o Amália Rodrigues, una estrella del fado que les recordaba a madre hijo paga. natal. Los ídolos de Nadine, matriculados en clases de música desde los 6 años, se llaman Mirella Freni o Luciano Pavarotti, estándares operísticos de alto nivel.

“Mis padres me impusieron una disciplina: tenía que trabajar en mi música durante al menos una hora todos los días si quería ver a mis amigos y salir”. dice Nadine Sierra sin quejarse. Cuando tenía 10 años, su madre le mostró una grabación de 1982 en una cinta de vídeo: Bohemio, montado por Franco Zeffirelli en el Metropolitan Opera. “Obviamente no entendía italiano, pero en la redacción de las palabras, en la precisión de las voces, pude ver exactamente dónde estaban la alegría y la tristeza. » Utilizando la cinta sin devolverla jamás a la mediateca, llega a una certeza: la de querer convertirse en cantante de ópera.

Te queda el 70% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.