miércoles, febrero 21

Abuelo que intentó separarse de una pelea muere en un tiroteo en el metro

El mes que viene se habría cumplido el 30 aniversario de su relación con Richard y Jakeba Henderson, y el 20 de marzo de su matrimonio.

Pero el domingo, Henderson, de 45 años, padre de tres hijos y abuelo de dos niñas, fue asesinado a tiros a bordo de un tren número 3 en Brooklyn después de intervenir en una discusión entre otros dos pasajeros por la música alta en el vagón, dijo la policía. .

Henderson, que trabajaba como guardia de tránsito en una escuela privada en Manhattan, veía fútbol con amigos, dijo Henderson en una entrevista telefónica, y regresaba a su casa en Crown Heights en metro. Le dispararon cuando el tren se acercaba a la parada de Rockaway Avenue en Brownsville, dijo la policía, a solo tres paradas de distancia.

“Le dispararon mientras participaba en un altercado en el que no tenía nada que ver”, dijo la señora Henderson, y añadió que su marido era conocido por enfrentarse a los matones. “Murió como un héroe. Murió haciendo lo que hizo: luchando por los débiles.

El tren con destino a Manhattan continuó su camino después del tiroteo y se detuvo en la estación de Franklin Avenue en Crown Heights, donde la policía respondió a una llamada al 911 alrededor de las 8:15 p. m. El Sr. Henderson, quien recibió un disparo en la espalda y el hombro, fue transportado. a un hospital cercano, donde fue declarado muerto.

No se han realizado arrestos en este caso. No está claro si el tirador apuntaba al pasajero con el que estaba discutiendo o al Sr. Henderson, dijo la policía.

Es el último episodio difícil para el metro de Nueva York, la columna vertebral de la ciudad, que ha tenido problemas en las primeras semanas de 2024.

Ya este año se han producido dos descarrilamientos de trenes, uno de los cuales hirió a 26 personas y provocó importantes interrupciones del servicio durante varios días.

Y la semana pasada, un adolescente murió en lo que las autoridades llamaron un incidente de «surf en el metro», en el que quienes buscaban emociones fuertes viajaban en automóviles. Esta es la segunda muerte de este tipo en dos meses.

«Nuestros pensamientos están con la familia de Richard Henderson”, dijo en un comunicado el presidente de Transporte de la ciudad de Nueva York, Richard Davey.

«Este es otro triste recordatorio de que la violencia armada no tiene lugar en esta ciudad», dijo. «La MTA está cooperando plenamente con la investigación para garantizar que el perpetrador pueda ser llevado ante la justicia».

Los tiroteos en trenes subterráneos son poco comunes y representan sólo una fracción de los delitos con armas de fuego en Nueva York. En noviembre, dos personas recibieron disparos en un vagón de metro en movimiento en la sección Bedford-Stuyvesant de Brooklyn. Resultaron levemente heridos.

En general, los tiroteos en la ciudad, que habían aumentado durante el apogeo de la pandemia, han disminuido. En 2023, unas 1.100 personas fueron fusiladas, unas 400 menos que el año anterior.

Pero esas estadísticas no significan mucho para familias como los Henderson, cuyas vidas se transformaron el domingo por la noche cuando hubo que disparar un arma. Además de su esposa, al Sr. Henderson le sobreviven tres hijos, Richard Jr., Lavina y Janaya, así como dos nietas pequeñas.

Henderson fue “el alma de la fiesta”, dijo Henderson.

“Él fue quien hizo que todos bailaran, quien hizo que todos subieran a la pista de baile para que comenzara la fiesta”, dijo. «Amaba a Biggie Smalls, era su hombre».

Los dos se conocieron cuando eran adolescentes. La señora Henderson estaba en una cita con un amigo del señor Henderson cuando la sonrisa de su futuro marido llamó su atención.

«Tenía los dientes blancos más hermosos», dijo. “Dejé de hablar con su amigo y comencé a hablar con él”.

María Cramer informes aportados. Sheelagh McNeil contribuido a la investigación.